Este paisajista, agrónomo y ensayista francés —este filósofo de la naturaleza— inició hace décadas una batalla contra el uso de pesticidas y el despilfarro del agua en jardines. Defiende que solo la convivencia respetuosa con las plantas salvará el planeta y a nosotros, que somos solo una especie más. Se negó a aceptar encargos del presidente Sarkozy, no entiende del todo el valor real del dinero y trata de enseñar el mundo vegetal de manera inteligente. Con más como él, la Tierra correría mejor suerte.

Enlace a la noticia en la web de El País

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies