El proyecto educativo de un colegio público de Teruel, motor de repoblación de la España vaciada

Olba, una localidad ubicada en una comarca considerada como “desierto demográfico”, ha logrado que su escuela, a punto de desaparecer hace casi 20 años por contar con solo cuatro alumnos, sume para el próximo curso 45 matrículas.

 

Enlace a la noticia en la web de El Diario