El agua se levanta, cambia de estado, fluye y se deja envolver en la obra más reciente de María José Castaño. Su pintura se hace tridimensional al dejar que el paisaje -y sobre todo el río- sean la mano ejecutora. Esa nueva forma de crear se muestra.

Enlace a la noticia en la web de El Diario de Burgos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies