Parece mentira que con la hemorragia de leyes y normas que emiten las administraciones públicas y con la multitud de personal y expertos con los que cuentan, sean capaces de dejarse lagunas en la legislación del tamaño de dinosaurios. Literalmente.

 

Enlace a la noticia en la web de El Correo de Burgos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies